Es importante coger una hoja que tenga todas sus propiedades. Para ello debemos recolectar hojas sanas, verdes que tengan un buen porte, desechado toda hoja que tenga picaduras, tonos amarillentos, que se haya secado en el propio árbol o estén dañadas, nunca utilizar hojas que procedan del suelo o de podas. Las podas se generan en árboles injertados y  a cuyas hojas se les ha aplicado productos contaminantes para combatir plagas.

Es importante que las hojas que escojamos sean exclusivamente de árboles criollos, que no hayan sido injertados y por lo tanto no hayan sufrido alteraciones genéticas. Nunca debemos recolectar hojas de árboles que puedan contener plaguicidas, ya que tienen efectos nocivos para la salud.  Es importante tener en cuenta que la Guanábana, también conocido como Graviola es originario y se desarrolla en  países en los que las autoridades sanitarias no realizan  un control riguroso sobre los productos que se aplican para combatir las plagas. Esto ocasiona que en ciertos casos las hojas contengan restos de productos contaminantes que pueden ser muy perjudiciales para la salud.